Publicado el 29 comentarios

La guía para crear un buen recibidor

trucos para un recibidor pequeño

¿Estás satisfech@ con tu recibidor? Si crees que puedes mejorarlo o directamente tienes un nudo que deshacer, sigue leyendo. He diseñado una guía de 7 pasos para tener un recibidor que cumpla con tus necesidades.

Descárgatela gratis aquí y somete a examen tu recibidor.

Imagen de Pinterest

A menudo los recibidores son partes de la casa “olvidadas”; lo pongo entre comillas porque no es que nos olvidemos del todo, pero sí que no le ponemos la misma dedicación que por ejemplo nuestro salón o a nuestra cocina, y es un error. El recibidor es quien nos recibe al llegar a casa y es la carta de presentación ante nuestros invitados, y las primeras impresiones cuentan, lo sabemos.

1. Detecta tus necesidades

Es la primera pregunta que debes plantearte ante tu recibidor: ¿Qué quiero tener en mi recibidor? dicho de otra manera, cuando llego a casa, ¿qué hago y qué necesito encontrarme?

Hay gente a la que no le gusta entrar en casa con los zapatos cuando llega de la calle, y lo primero que hace al entrar es descalzarse. Lo que necesitará esta persona es un banco para hacerlo cómodamente y una zona donde guardar los zapatos.

Imagen de Pinterest

Otros, en cambio, necesitan dejar las llaves en la entrada o vaciarse los bolsillos y necesitarán un “vaciabolsillos” o una cajita donde quede todo ordenado.

Una vez tienes clara la lista con tus imprescindibles, pasamos al siguiente paso.

2. Análisis del espacio

Con qué dimensiones cuentas para vestir tu recibidor es el segundo punto que tienes que analizar. Saca el metro y mide. Coge una hoja en blanco y hazte el dibujo, sin miedo.

Es muy común que los recibidores no sean muy grandes, por este motivo hay que tener muy claras las medidas respetando siempre las zonas de paso. Lo ideal es dejar una amplitud de paso de unos 90 cm para poder pasar sin problemas. No nos olvidemos que un recibidor debe ser práctico y cómodo.

Imagen de Pinterest

3. El estilo

Este paso no creo que se te complique demasiado, es normal que elijas un estilo que vaya acorde con el resto de la casa simplemente por elección natural. En general tiramos hacia un mismo estilo; no tiene por qué ser el mismo, pero sí que vaya en sintonía. La continuidad siempre va a favorecer.

4. El color

También es común en los recibidores que además de no ser espacios amplios, no suelen contar con mucha luz natural, por lo que los colores claros siempre te ayudarán a hacer la estancia más luminosa y más amplia.

No tengas miedo a parecer sos@ por pintar techo y paredes en color blanco, le podrás dar el toque personal y cálido con el mobiliario y los complementos.

Ejemplo de recibidores donde predomina el blanco.
Imagen de Pinterest.

Si quieres dar paso a otros colores, opta por tonos pastel, gris y beige, siempre en sus tonalidades más claras.

Si por el contrario cuentas con un recibidor grande, podrás decantarte por un atrevido papel estampado o un color oscuro en una o varias paredes.

5. La elección de muebles

A veces este punto se complica porque no es fácil encontrar el mueble perfecto en dimensiones y estilo que tenemos en mente. Nos ponemos a buscar y son demasiado grandes o demasiado pequeños.

En este punto el consejo que te doy es que no tengas miedo de irte a un carpintero o a una empresa que confeccione muebles a medida, valdrá la pena. Le comentas tu diseño, si es que lo tienes claro, o sino simplemente tu idea y las dimensiones con las que cuentas. Tendrás tu mueble perfecto.

Evita que los muebles ocupen todo el espacio del que dispones si tu entrada es pequeña. Muchas veces es mejor recurrir a algo simple como una balda que haga de mesa o una consola, que a un aparador o un zapatero que abarque todo el lugar. Pero ve con cuidado, evita que las paredes queden desnudas porque así lo que se transmite es una sensación de dejadez y de tener la zona poco cuidada.

Imagen de Pinterest

6. La decoración

En los recibidores la decoración suele ser funcional, pero no podemos descuidar su estética. Podemos recurrir a las plantas, cestos, láminas, jarrones, y como no, a los espejos. Los espejos son una muy buena opción porque amplían los espacios, consiguen que tengamos sensación de que una estancia es mucho más grande y además tiene su parte funcional, a much@s les gusta darse el último retoque antes de salir por la puerta.

Las alfombras son otra muy buena opción para decorar nuestros recibidores. En pasillos largos es aconsejable una alfombra larga dejando espacio a ambos lados, y en recibidores cuadrados, una alfombra redonda.

La opción del papel pintado en una de las paredes puede darle mucho carácter a tu recibidor. Hay infinidad de opciones, y los que tienen dibujo de lineas horizontales darán sensación de amplitud.

Imagen de Pinterest

Antes de dejar este punto recuerda que cuanto menos cargado esté más grande parecerá.

7. La iluminación

Y llegamos al último punto, la iluminación, que vendrá condicionada por todo lo demás.

Es importante pensar tanto en la luz general de la estancia, como en algún punto de luz cálida, como por ejemplo una lamparita encima de un mueble o un aplique sobre un cuadro.

Para las lámparas de techo en los recibidores, se aconseja que éste tenga una altura de al menos 3 metros para que sea cómodo, sino, decántate por focos o plafones.

Imágenes de Pinterest

¿Qué tal ha ido la guía? ¿Te ha servido de ayuda? ¡¡Arriba esos recibidores prácticos, ordenados y como no, bonitos!!